De Palestina a Colombia, un mismo responsable del sufrimiento del pueblo: el imperialismo y sus lacayos locales

¡La lucha del pueblo palestino por liberarse de la ocupación sionista-imperialista es parte de nuestra lucha!

Las mismas armas Made in USA o Made in Israel que matan niños, mujeres y jóvenes en los barrios populares de Medellín o en remotas veredas colombianas, disparadas por soldados (legales o paramilitares) entrenados con las mismas técnicas Made in USA o Made in Israel, son las que acaban la vida de los niños, mujeres y jóvenes en Jenin o Belén o algun otro pueblo o ciudad en Palestina.

Parecen mundos muy distintos, como puede parecerles a algunos en Cali o Bogotá que su mundo es muy distinto del de las comunas de Medellín, o del de los pequeños pueblos como Bojayá, o los barrios del sur de Bogotá inundados por el río Tunjuelito. No, no son mundos distintos y sus problemas no son problemas "ajenos". Tenemos problemas comunes, con causas comunes, ¡y podremos tener soluciones comunes!

Mientras quieren encerrarnos en el egoismo e individualismo más mezquino, en el "sálvese quien pueda", en el "ese es problema de ellos" o el "aquí tenemos suficientes problemas como para meternos también en los de los demás", quienes controlan la economía, la política, los medios de comunicación sí que nos meten más y más en los asuntos de otros. No es sino ver cómo pusieron a CASI todo el mundo, especialmente de las clases medias, pero también del pueblo, a considerar como necesaria y casi como propia la "cruzada anti-terrorista" de Bush; no es sino ver, y padecer, las alzas de tarifas de servicios públicos y de impuestos para pagar las pérdidas de las empresas de energía, los "malos negocios" de Telecom o las quiebras de los bancos, esos sí ajenos.

Los imperialistas y sus lacayos locales, aquí y en cualquier parte del mundo alegan que ya no existen fronteras no sólo para explotar sino para entrar a secuestrar y "juzgar" a quien persigan en cualquier parte, para intervenir militarmente, para decidir qué medidas económicas y políticas se deben tomar. ¡Y nos dicen que nosotros, el pueblo, debemos preocuparnos sólo de nuestros problemas más cercanos! No lo podemos hacer, ¡y no lo vamos a hacer! Es cierto los problemas de aquí tenemos que resolverlos aquí, pero necesitamos también el apoyo moral y material de los demás pueblos. Hoy más que nunca es un hecho que la lucha por oponer resistencia a la opresión tiene dos componentes, la lucha en la propia localidad y el apoyo a las luchas de las otras partes, sean barrios, ciudades o países.

Los problemas de la gente del pueblo en el barrio Tunjuelito, son los problemas no sólo de la gente del pueblo de los barrios de Suba o de Kennedy en Bogotá, sino del distrito de Aguablanca en Cali; los problemas del barrio San Javier en Medellín son sentidos también por la gente del pueblo del barrio Cuba en Pereira, o de Transición y Bucarica en Bucaramanga, o del barrio Abajo y Rebolo en Barranquilla. Y los problemas de Bojayá en Chocó o de Trujillo en el Valle, o de Barrancabermeja deben ser y son tan nuestros como lo de Jenin en Palestina o Kabul en Afganistán.

Aquí y allá, el pueblo no puede quedarse ni se queda quieto. Es una ley, la opresión engendra resistencia. Hace unas semans, la gente del pueblo en el barrio San Javier con las armas más elementales, incluso con palos y piedras (¡y uno que otro fierro!) repelió a los más de mil solados y policías armados hasta los dientes. Y eso mismo hace el pueblo en Palestina: la Intifada, ese gran "levantamiento de piedras" contra los tanques, mísiles, helicópteros artillados y bombas, ha llenado de inspiración a quienes sienten (y sentimos) en carne propia la agresión de quienes tienen el poder para beneficio y en defensa de unos cuantos.

Y no es sólo en los países del tercer mundo, en el mismo primer mundo, en las mismas potencias imperialistas, en las entrañas del monstruo, como en Los Angeles (Estados Unidos) hace diez años, o en Génova (Italia) más recientemente, la luchas del pueblo contra la opresión hacen cada vez más que el mundo no sea un "remaso de paz" para los que lo controlan. Y lo saben. La tal "cruzada anti-terrorista" de Bush y compañía apunta a colgarle el rótulo de "terrorista" a todo el que se oponga a su "nuevo orden mundial" para neutralizarlo e eliminarlo. Y aquí y allá, tendremos que enfrentar las falsas soluciones, sean del asistencialismo de los organismos de "beneficencia", o de fundamentalistas religiosos (sean cristianos, judíos o musulmanes), o de los que quieren cambiar a unos opresores por otros.

Los imperialistas y sus lacayos han encontrado resistencia y van a encontrar más. Querían una lucha global, ¡y la tendrán! Esta en proceso de formación un Movimiento de Resistencia Popular Mundial para unir en un solo torrente las luchas populares de todo el mundo. El pasado mes de mayo libró sus primeras batallas en las calles de Berlín (Alemania) contra la vista de Bush para coordinar su "guerra" contra toda oposición a tal "nuevo orden mundial". Y este sábado 15 de junio. se harán protestas en toda Europa y países de otros continentes en apoyo a las luchas del pueblo palestino.

Ese llamado ha sido acogido en Colombia por las Brigadas Antiimperialistas y otras organizaciones y se llevarán a cabo actividades en varias ciudades del país. En Bogotá, además de reuniones informativas, se realizarán mítines en varios barrios populares a diferentes horas y en el Parque Santander a las 3:00 PM.

El pueblo palestino no está solo. Sólo la lucha común de los pueblos del Medio Oriente -de todas las nacionalidades y creencias (musulmanes, cristianos y judíos)- podrá lograr la justicia. Hoy el pueblo palestino está en la primeras líneas de esta lucha. Y requiere nuestro apoyo. Es importante que aquí en Colombia, todo el que quiera ver que reine la justicia en el Medio Oriente, exija activamente y de manera decidida que se ponga fin a la ocupación sionista imperialista y que Palestina sea libre.

¡Fuera imperialistas y sionistas de Palestina!
¡Apoyar las justas luchas del pueblo palestino! ¡Palestina triunfará!
¡Por un mundo sin imperialismo!¡Construir el Movimiento de Resistencia Popular Mundial!

Brigadas Antiimperialistas
-15 de junio de 2002
Volver