La atroz masacre de Israel para defender sus horrendos crímenes es intolerable

En la madrugada del lunes 31 de mayo, en aguas internacionales, las fuerzas militares israelíes asaltaron el barco Mavi Marmara [Mármara Azul], parte de la flotilla de seis embarcaciones que llevaban ayuda humanitaria a Gaza, y asesinaron a por lo menos a 15 activistas e hirieron a unos 60 más. Ha sido una masacre escandalosa y horrible.

Los funcionarios israelíes y los medios de comunicación a su servicio han desencadenado un bombardeo masivo de desinformación, pero lo cierto es que el Mavi Marmara y las otras embarcaciones de la Flotilla de la Libertad estaban en aguas internacionales cuando fueron asaltadas por comandos de élite de las fuerzas militares israelíes que descendieron desde helicópteros apoyados por tres buques de guerra.
Decididos a romper el salvaje bloqueo israelí a Gaza, más de 750 activistas originarios de unos 40 países,  iban a bordo de las seis embarcaciones, incluyendo parlamentaros, ex diplomáticos, trabajadores humanitarios, una Nobel de Paz, corresponsales de medios de prensa y periodistas independientes. La flotilla llevaba 10.000 toneladas de materiales para construcción, viviendas prefabricadas, juguetes, cuadernos, papel, alimentos y medicinas y material médico esencial.

La masacre llevada  a cabo por Israel fue ilegal según la ley internacional, además de inmoral e intolerable. Al igual que los demás atroces y descarados ataques contra quienes se pone del lado del pueblo palestino, ésta es una sanguinaria declaración israelí al pueblo del mundo de que los terribles crímenes de Israel, en particular el brutal e inhumano encarcelamiento masivo de todo el pueblo de Gaza, no pueden ser desafiados. Cualquiera que tenga un mínimo sentido de lo correcto y lo erróneo tiene que denunciar y oponerse políticamente a esta masacre.

A finales de diciembre de 2008 y comienzos de enero de 2009, Israel desató una masacre contra Gaza, asestando semanas de castigo colectivo al pueblo de Gaza, destruyendo escuelas y bombardeando hospitales, asesinado a unos 1.400 palestinos, y encerrando al millón y medio de personas de Gaza en la que se convirtió en la más grande prisión del mundo. Los esfuerzos  por romper el sitio a Gaza, incluyendo la Marcha por la Libertad realizada un año después de esa masacre, han sido bloqueados por Israel y Egipto, con el pleno respaldo del gobierno yanqui.

Hoy, los funcionarios israelíes están combinando una descarada beligerancia gansteril con absurdas mentiras, diciendo que iban a ser “linchados” por los activistas. Los videos y relatos disponibles muestran que las tropas de asalto israelíes atacaron en aguas internacionales, lo cual es un crimen bajo la ley internacional.

Y la masacre del Mavi Marmara es un crimen para defender un mayor crimen continuado. El reciente Informe Anual sobre Derechos Humanos de Amnistía Internacional plantea que el sitio de Israel a Gaza ha “profundizado la crisis humanitaria. El desempleo masivo, la miseria extrema, la inseguridad alimentaria y el alza de los precios de los alimentos causada por la escasez han dejado a cuatro de cada cinco gazanos dependientes de la ayuda humanitaria. El alcance del bloqueo y las declaraciones de los funcionarios israelíes sobre su propósito muestran que está siendo impuesto como una forma de castigo colectivo a los gazanos, lo cual constituye una flagrante violación a la ley internacional”. Según un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha habido un aumento de la desnutrición, que padecen más del 10% de los niños en Gaza, debido a la carencia crónica de proteínas, hierro, y vitaminas esenciales. La invasión de Israel de 2008-2009 dañó seriamente 15 de los 27 hospitales en Gaza y dañó o destruyó 43 de sus 110 centros de salud, ninguno de los cuales ha sido reparado debido a la prohibición de ingresar materiales de construcción. Entre un 15 y 20% de las medicinas esenciales no se consiguen. Y el sádico bloqueo israelí significa que a la gente de Gaza no se le permite salir y por tanto tienen cortado todo contacto con sus familiares y amigos de fuera. Al defender la masacre del Mavi Marmara, el ministro de defensa de Israel, Ehud Barak, declaró que “en Gaza no existe ninguna crisis humanitaria”.

La masacre israelí en el Mavi Marmara tiene lugar en un escenario internacional tenso y complejo, en el que Estados Unidos está librando una generalizada guerra en el Oriente Medio para imponer regímenes y relaciones de poder que fortalezcan su posición como única superpotencia mundial. Dentro de esto, Israel juega un papel crítico como perro de presa en la región y más allá. Es a la luz de esto que el silencio de Barack Obama sobre esta masacre tiene también que ser condenado y denunciado, como parte de denunciar y oponerse políticamente a la masacre israelí en el Mavi Marmara.

¡El mundo debe despertar y no aceptar las mentiras de Israel; debe repudiar el ataque a la solidaridad internacional con el pueblo palestino!
¡La lucha del pueblo palestino por su liberación  es también nuestra lucha!

www.brigadasantiimperialistas.net - brigadasantiimperialistas@hotmail.com
Colombia - junio 01 de 2010
Volver