Parar el patriarcado:
¡PARAR DE ROMANTIZAR LA ESCLAVIZACIÓN DE LA MUJER!
¡COMENZAR A LUCHAR POR LA LIBERACIÓN DE LA MUJER!

En este febrero, parejas y amigos en muchos países irán a ver la película, basada en el bestseller, 50 sombras de Grey. Esto NO ES BUENO; de hecho es una mala cosa. ¡50 sombras de Grey es una historia de acoso, violencia doméstica, maltrato y tortura disfrazada de historia de amor! ¡A LA MIERDA CON ESO!

En todo el mundo, una epidemia de violación, violaciones tumultuarias, violaciones por parte de conocidos, películas porno de violaciones, y la cultura de la violación, están en aumento. Se mantienen o hacen su gran reentrada los asesinatos por “honor”, los ataques con ácido, la mutilación genital, los feminicidios, la maternidad forzada (negarle a la mujer el derecho al aborto), la esterilización forzada (negarle a la mujer la capacidad de quedar embarazada), los matrimonios forzados, y todo tipo de coerción que se pueda imaginar. Todo esto, junto con el acoso sexual, la violencia sexual, la explotación sexual, y el estigma sexual, le enseñan a la mujer cual es “su lugar”. Las mujeres del mundo ya llevan las ensangrentadas sogas y cadenas del patriarcado, ¡así que rompámoslas, pero no para ponerles otras!

Cada día, una multimillonaria industria de pornografía violenta y degradante satura a adolescentes y hombres con la idea de que la tortura a las mujeres es algo excitante. En este momento, 50 sombras de Grey juega un importante papel en venderles esa mentira a las mujeres. ¡A LA MIERDA CON ESO!

EN ESTA SOCIEDAD EN LA QUE TODAVÍA CULPAN a las mujeres por tener sexo o por disfrutar del sexo, 50 sombras de Grey podría parecer “atrevida” y “rebelde”. Es justo rebelarse contra la represión sexual, luchar contra el culto a la “pureza” y la virginidad a lo que presionan a jovencitas y mujeres, y defender
firmemente el derecho al aborto y al control de la natalidad. Pero seamos claros: ¡50 sombras de Grey NO tiene nada de rebelión contra nada de esto! Es un reflejo distorsionado de la misma visión patriarcal sobre la mujer que ha creado esas represivas “normas” sexuales y los rígidos roles de género. No existe una diferencia fundamental entre los fascistas cristianos que quieren reducir a las mujeres a objetos que crían los hijos, y los Cristian Grey que quieren reducir a las mujeres a objetos sexuales a usar y abusar para su placer sexual. No hay NADA de rebelde en que haya hombres que controlen, se adueñen e intimiden a mujeres, ni en la mentira de que las mujeres se deben sentir “liberadas” sometiéndose a esto. ¡A LA MIERDA CON ESO!

Las mujeres no son juguetes para el placer sexual del hombre, no son procreadoras de niños. La dominación de las mujeres únicamente es “sexy” en una sociedad que acepta que sean compradas, vendidas, adueñadas y controladas. ¡A la mierda con eso!

IMPORTA MUCHO si esta película, y su evidente naturalización de la cultura de la violación y la venganza contra las mujeres, se aceptan o se desechan. ¡Deshagámonos de esta basura!¡Entrémosle a la lucha por la verdadera liberación de la mujer!¡Digamos NO MÁS al patriarcado en todas sus formas! Atrevámonos a imaginar —y a luchar por CREAR— un mundo sin violación, sin tráfico sexual, sin violencia doméstica, sin el sadismo sexual de la pornografía ni la misoginia de los puritanos teocráticos.Las mujeres son seres humanos plenos, capaces de participar plenamente y en pie de igualdad en todas las esferas de la actividad humana junto con los hombres. Hacia eso es que debemos poner nuestras miras, y eso es por lo que debemos luchar por hacerlo realidad.

StopPatriarchy.org | @StopPatriarchy
difundido por Brigadas Antiimperialistas
febrero de 2015
Volver