Día Internacional de la Mujer 2015
¡Sin la lucha revolucionaria de las mujeres, NADA puede cambiar!

El 8 de marzo es, desde hace más de un siglo, el día en que se celebra la lucha organizada de la mujer en todo el mundo, a pesar de que en los últimos años han tratado de limarle el filo de rebeldía de diversas maneras.

El 8 de marzo las mujeres NO queremos flores ni cumplidos formales. No les pedimos a los medios y su propaganda que simplemente muestren docenas de estadísticas para comprobar que somos oprimidas. No queremos compasión. No exigimos presupuesto para celebrar este día ni su permiso para continuar nuestra lucha.

En este mundo extremadamente patriarcal, nosotras como mujeres, tenemos que seguir luchando continuamente, sin importar nuestra edad, nacionalidad, clase social, idioma, orientación sexual ni religión… 24 horas al día todos los días del año.

El 8 de marzo es el símbolo de la lucha unida de las mujeres contra la injusticia sexual, para crear un nuevo mundo que se base en la igualdad.

El 8 de marzo es el día en que las mujeres, junto con los hombres conscientes, deben ocupar las calles, el día para romper con los marcos establecidos como la “feminidad”, lo “natural”, lo “convencional”, lo “privado” y lo tradicional, con los estereotipos, la familia, la etnia y la tribu… y es el día para romper cualquier barrera que sea un obstáculo en nuestra lucha y que silencie nuestras voces. Es el día en que se nuestra lucha se ve a cada momento y a cada segundo.

El 8 de marzo es un día para desafiar al sistema imperialista patriarcal por todo el mundo; en las calles, en la casa, en las fábricas, en las oficinas, en el campo, en las universidades, en las escuelas, en los países oprimidos en donde cada día aumenta el fundamentalismo religioso y también en los países imperialistas en donde las mujeres ganaron unos cuantos derechos civiles fundamentales, derechos que incluso tenemos que recuperar.

Hoy en todos los países, incluso en de los llamados países capitalistas avanzados, las mujeres siguen sufriendo opresión. Sus cuerpos y sus vidas están de diversas formas bajo el control de la supremacía masculina. Aunque en los países de Occidente son consideradas iguales ante la ley, existe la discriminación a las mujeres en diferentes formas y de manera amplia, y existe un sistema chovinista masculino [machista] que se reproduce continuamente. La violencia contra la mujer en formas como la violación y la violencia domestica son generalizadas. El derecho al aborto es limitado en muchos países. La situación en estos países ha generado muchas formas de protesta contra la degradación a las mujeres.

La lucha de la mujer en el mundo ha sido una fuente de inspiración para todos aquellos que están decididos a luchar para erradicar la opresión y la subyugación de la mujer. No cabe duda que tenemos en frente un camino difícil y tortuoso. La situación y las condiciones de cientos y hasta miles de millones de mujeres en el mundo son tales que ya no podemos tolerar un trato tan ofensivo e indigno.

Pero en la rebelión contra esas condiciones, en la furia contra todo ese oprobio, está una fuente importante para una transformación de veras radical. Llamamos a todos los luchadores del mundo a ser parte de una acción internacional, es un llamado a ponerle fin a la represión de las mujeres. La era de esclavitud se tiene que acabar en serio.

¡La amplia lucha revolucionaria organizada de las mujeres es crucial para ganar!
¡Es hora de romper las cadenas de la esclavitud!
¡No al capitalismo-imperialismo patriarcal! ¡No al fundamentalismo religioso!
¡Romper las cadenas, desencadenar la furia de la mujer como fuerza poderosa para la revolución!

Brigadas Antiimperialistas

8 de marzo de 2015
Volver