DOSSIER
LA TRAGEDIA DE HAITÍ
El imperialismo no creó el terremoto pero creó algunas de las circunstancias que lo hicieron tan devastador

Presentación

Como acertadamente señala la periodista Li Onesto, del periódico estadounidense Revolución: "Ningún ser humano podría haber detenido el terremoto que sacudió con semejante fuerza asesina el 12 de enero. Pero muchas de las personas que han perecido en Puerto Príncipe NO TENÍAN QUE MORIR".. "Con los ojos de todo el mundo puestos sobre Haití, muchos están viendo cómo la pobreza intensa multiplicó severamente el número de muertos después del terremoto. Pero cabe preguntar, ¿POR QUÉ es Haití tan pobre? Y, ¿POR QUÉ había una ciudad como Puerto Príncipe donde tantas personas eran tan vulnerables a los efectos devastadores de tal terremoto". Y hay que agragar, y ¿POR QUÉ es Haití tan dependiente?

Esta recopilación de once artículos de siete autores diferentes -desde europeos y norteamericanos hasta latinoamericanos-, aborda estas preguntas y rastrea la historia de Haití -una historia de tragedias principalmente generadas desde fuera y de heroicos intentos por enfrentarlas-, abarcando los cuatro siglos de explotación y opresión coloniales por parte de España, Francia e Inglaterra y el siglo largo de opresión y explotación imperialistas por parte de Francia, Canadá, y principalmente Estados Unidos.

Con el corazón en la boca, la gente en todo el mundo está mirando los actuales acontecimientos de Haití. Las escenas de la televisión son por lo general insoportables. Muy pocas veces un pueblo ha necesitado apoyo internacional de emergencia tanto como lo necesita Haití ahora. Incontable cantidad de gente en todos los continentes harían lo que pudieran por ayudar, e incluso están siguiendo con intensidad los esfuerzos de rescate y asistencia preocupados de que al pueblo haitiano le llegue todo lo necesario de manera oportuna. De no ser así habrá aún más horrible muerte y sufrimiento, tanto peor porque es completamente prevenible. Esta preocupación es bien fundada: La primera respuesta del gobierno de EEUU al terremoto fue enviar a los Marines y a la 82ª División Aerotransportada del Ejército, una unidad que invadió Vietnam, la República Dominicana en 1965, Granada en 1984, Haití en 1994 y Afganistán; y que también ha sido desplegada para reprimir a las masas populares dentro de Estados Unidos como en la rebelión del pueblo negro en Detroit en 1967 y en las barriadas negras de New Orleans tras la tragedia del Huracán Katrina en 2005. Esos soldados se pavonean blandiendo sus armas cuando pisan suelo haitiano. Y a eso le llaman ayuda humanitaria.

La publicación de estos artículos, desde los de reciente publicación hasta algunos de unos meses y años antes de la actual tragedia, busca contribuir a abrir un poco más la brecha del control de la información por parte de quienes se benefician de que las cosas sigan como están. Y busca también denunciar el papel de los imperialistas, principalmente los imperialistas yanquis (y sus lacayos locales), como causantes principales de la tragedia del pueblo haitiano.

Como dijera Bill Quigley, director legal en el Centro pro Derechos Constitucionales, acerca del papel estadounidense en Haití: "Nosotros hemos mantenido a ese país en la dependencia, lo hemos mantenido militarizado y lo hemos mantenido empobrecido. Hemos inundado el mercado haitiano con nuestro arroz y productos agrícolas excedentes, lo que ha perjudicado a los pequeños agricultores que formarían la columna vertebral del país.. No creamos el terremoto pero creamos algunas de las circunstancias que lo hicieron tan devastador." (Democracy Now!, 14 de enero de 2010).

Brigadas Antiimperialistas

20 de enero de 2010
Volver