Poner fin a la ocupación sionista/imperialista
¡Liberar a Palestina!
Acciones de protesta en toda Europa el 15-jun-2002

El pueblo palestino está luchando por su existencia misma. La criminal ofensiva del ejército Israel en la Ribera Occidental representa un nuevo y sanguinario capítulo en la larga historia de la ocupación sionista de Palestina. Con el pretexto de 'combatir el terrorismo' Israel está librando la guerra. Con este fin está utilizando las más modernas armas de destrucción: tanques, helicópteros artillados Apache, rockets, aviones F-16, etc. Y esto contra un pueblo que tiene poco más que rifles sencillos con los cuales defenderse. Toda la población palestina ha sido convertida en blanco de una de las más poderosas maquinarias de guerra del mundo. Según Amnistía Internacional, el Primer Ministro israelí Ariel Scharon declaró en una conferencia de prensa el 5 de marzo de 2002: 'Los palestinos tienen que ser golpeados y eso tiene que ser muy doloroso. Tenemos que causarles pérdidas, víctimas, de modo que sientan el alto precio'.

Durante días y semanas, áreas densamente pobladas han sido atacadas por tanques y bombardeadas desde el aire. Aún no está claro cuánta gente ha sido asesinada. Pero numerosos informes han sostenido que combatientes y civiles fueron fusilados sumariamente por soldados israelíes, cuando trataban de rendirse. Muchos de los miles de arrestados fueron sometidos a los peores tipos de abuso y tortura. El 6 de abril la Suprema Corte israelí se negó a ordenar que pararan las torturas. Entre otros eventos, la destrucción de una gran parte del campo de refugiados de Jenin suscitó la atención internacional. Muchos observadores y organizaciones de derechos humanos han acusado a Israel de cometer crímenes de guerra en Jenin. Al comienzo Israel dijo que no tenía nada que ocultar. Pero luego se negó a permitir que una comisión de la ONU entrara al país a investigar a menos que se le permitiera determinar el resultado de la investigación por adelantado.

En el curso de esta ofensiva, a centenares de miles de personas les fue cortado el acceso a comida, agua y atención médica. Según informes de la prensa, en muchos lugares las madres se vieron obligadas a darles de beber a sus bebés agua de alcantarilla porque en muchas casas se acabó la leche y el agua. La gente que salía de sus casas en un esfuerzo por buscar comida y agua era baleada y matada por francotiradores israelíes.

Un informe de Amnistía Internacional planteó: 'Sin embargo, las FDI (Fuerzas de Defensa Israelíes) actuaron como si pensaran que el principal objetivo era castigar a todos los palestinos. Las FDI tomaron acciones que no tenían una clara u obvia necesidad militar; muchas de éstas, como asesinatos, destrucción de propiedad y detenciones arbitrarias, tortura y maltrato, violaron los derechos humanos internacionales y el derecho internacional humanitario. Las FDI instituyeron un estricto toque de queda... también pusieron como blanco y mataron personal médico y periodistas, dispararon al azar a casas y a gente en las calles... Las operaciones militares que hemos investigado parecen haber sido realizadas no con propósitos militares, sino para hostigar, humillar y hacer daño a toda la población palestina'.

Incluso hoy con la disminución del bloqueo militar por parte de las FDI de casi todos los sitios clave en la Ribera Occidental y en Gaza, han convertido a las ciudades y pueblos palestinos en campos de prisioneros. Los soldados israelíes tienen licencia para dispararle a cualquiera que les parezca 'sospechoso'. Esto significa que ahora más de 3 1/2 millones de palestinos están en la lista de muerte de los sionistas y sus padrinos imperialistas. Las acciones de las FDI son tan brutales que más de 400 oficiales reservistas israelíes se han negado a prestar servicio. Ellos han llamado a esto una 'misión de ocupación y opresión', que tienen el objetivo de 'dominar, expulsar, hambrear y humillar a todo un pueblo'.

Esta actual ofensiva de terror es continuación de más de 50 actos de ocupación sionista/imperialista de Palestina. En 1948, cuando Estados Unidos y las otras grandes potencias decidieron crear a Israel, los palestinos conformaban más de 2/3 de la población de toda Palestina y poseían el 92% de la tierra. Mediante una serie de guerras de agresión (1948, 1956, 1967, 1973 y 1982) los sionistas han ocupado aún más del territorio de Palestina y países árabes vecinos. Por más de 3 décadas ellos han mantenido a millones de palestinos en la Ribera Occidental y en Gaza como virtuales prisioneros de guerra prácticamente sin ningún derecho.

Las grandes potencias imperialistas con Estados Unidos a la cabeza han apoyado el proyecto sionista de establecer el Estado de Israel con el fin de erigir un bastión militar para controlar el Medio Oriente rico en petróleo y estratégicamente importante. Aunque a veces ellas 'critican' las brutales acciones de las FDI esto es sólo para aparentar distanciarse con el fin de desviar la atención de su propio papel y culpa. En realidad la actual ofensiva fue aprobada por Estados Unidos y las otras grandes potencias. Esa es la razón por la que Israel pudo ignorar por completo la resolución del Concejo de Seguridad de la ONU que le llamaba a poner fin inmediatamente a su ofensiva y retirar sus tropas, sin sufrir ninguna consecuencia. Si Irak u otro país de los que está actualmente en la 'lista negra' hiciera esto, sería amenazado con la guerra o atacado directamente.

Sin justicia nunca habrá paz en Palestina y el Medio Oriente. Ni las ilusiones predicadas por falsos líderes que dicen que un 'proceso de paz' en cooperación con (léase: en colaboración con y dependiente de) Estados Unidos y las otras grandes potencias llevarán justicia para el pueblo palestino, ni tampoco las falsas promesas de los fundamentalistas religiosos que están tratando de utilizar los anhelos de libertad del pueblo palestino para avanzar sus propios sueños de convertirse en gobernantes feudales medievales podrán nunca llevar la verdadera liberación.

Sólo la lucha común de los pueblos del Medio Oriente -los oprimidos de todas las nacionalidades y creencias (musulmanes, cristianos y judíos)- puede lograr la justicia. Hoy el pueblo palestino está en las primeras líneas de esta lucha. Es especialmente importante que aquí en Europa, en los centros de las metrópolis imperialistas, que toda la gente que quiera ver verdadera justicia en el Medio Oriente exija activa y decididamente.

¡poner fin a la ocupación sionista/imperialista y libertad para Palestina!

Movimiento de Resistencia Popular Mundial

Volver