La vida de un dirigente de le revolución en Nepal está en peligro
íLibertad para los Camaradas Gaurav y Kiran!

El 20 de agosto de 2003, un líder de la Guerra Popular que ha estado estremeciendo todo Nepal, Chandra Prakash Gajurel, conocido por millones de masas en Nepal y el Sur de Asia como Camarada Gaurav, fue arrestado por las autoridades de la India cuando trataba de viajar a Europa a apoyar la lucha contra la intervención imperialista en su país. El 29 de marzo de 2004, otro veterano líder de la Guerra Popular y del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) que está dirigiendo esta lucha, el Camarada Mohan Baidhya, conocido en Nepal y en toda la región como Camarada Kiran, también fue arrestado por la policía india mientras estaba en ese país para un tratamiento de cataratas. Desde sus arrestos la reaccionaria monarquía que gobierna Nepal ha estado tratando de hacer una serie de movidas legales y diplomáticas para tratar de asegurar su extradición desde la India.

Por su parte, el gobierno indio en el pasado ha enviado reiteradamente a revolucionarios nepaleses hacia las mazmorras y cámaras de tortura del régimen de Katmandú. La más notoria acción de este tipo ocurrió el 8 de febrero de 2004 cuando los Camaradas Matrika Yadav y Suresh Ale Magar fueron entregados al Ejército Real Nepalés sólo 2 días después de ser arrestados por la policía india sin siquiera el más mínimo simulacro de procedimiento legal. Se ha informado que desde ese tiempo ellos han sido mantenidos en el Batallón Yudha Bhairab del Ejército Real Nepalés en los cuarteles de Shiwapuri donde los han tenido esposados y vendados y sometidos a repetida tortura mental y física. El gobierno indio ha tomado éstas y similares acciones a pesar del hecho de que la ley internacional y los tratados entre India y Nepal prohíben expresamente la extradición de personas que enfrenten persecución.

En esencia, los Camaradas Gaurav y Kiran están siendo mantenidos como rehenes políticos. En el momento de su detención ambos estaban de manera legal en territorio indio. Hasta la fecha el gobierno indio solo ha alegado que el Camarada Gaurav estaba en posesión de documentos de viaje falsos, lo que en India normalmente es tratado como un asunto menor y procesado de manera rápida. Él nunca ha sido acusado formalmente y ha estado en prisión más allá del tiempo máximo que podría recibir como pena si hubiera sido condenado. A pesar de este hecho las autoridades de la India se niegan a liberarlo y han hecho repetidas amenazas públicas de extraditarlo a Nepal.

La situación del Camarada Kiran es muy similar. Si bien se han hecho contra él cargos preliminares de “librar una Guerra contra el estado de India”, esto no es más que un pretexto para mantenerlo encarcelado. Nadie niega el hecho de que en el momento de su arresto él estaba recibiendo un tratamiento médico urgente de cataratas en una clínica de la India —tratamiento no disponible para él en Nepal. Esto difícilmente puede considerarse como “librar una Guerra contra el estado de India”. Además, el 14 de julio se informó que el Tribunal del Distrito de Jalpaiguri en el estado indio de Bengala Occidental se negó a fijarle una fianza, a pesar de que había sido ordenada por el Tribunal Sub-Divisional de Siliguri; confirmando una vez más que este caso —y otros como éste— no tienen nada que ver con “justicia” y tienen todo que ver con maniobras políticas del gobierno indio en sus esfuerzos por mantener en el poder a la reaccionaria monarquía de Katmandú.

Durante Buena parte de la Guerra Popular, el Ejército Real Nepalés se ha embarcado en una “Guerra sucia” de contrainsurgencia estilo yanqui, incluyendo llevar a cabo tortura sistemática y “desaparición” de cientos de revolucionarios. El Movimiento de Resistencia Popular Mundial llama urgentemente a la gente progresista de todo el mundo a derrotar éste y otros intentos de entregar a estos líderes revolucionarios a las manos de sus posibles verdugos.

Para tratar de justificar tales crímenes, las autoridades indias están repitiendo a voz en cuello las calumnias del gobierno estadounidense de tachar la Guerra Popular y sus líderes como “terroristas”. Pero la prensa mundial, incluso medios de comunicación del establecimiento como la BBC, Le Monde de Francia, el New York Times y el India Today, no han tenido más opción que reconocer que millones de nepaleses se han puesto de parte de la insurgencia popular en Nepal. En el centro de este inmenso movimiento está el Partido Comunista de Nepal (Maoísta), del cual los Camaradas Gaurav y Kiran —miembros del buró político del partido— están entre los principales líderes. De ninguna manera esta lucha por la liberación puede calificarse de “terrorista”.

Luego de ocho años de lucha revolucionaria, el pueblo nepalés, que está entre los más pobres de los pobres del mundo, tiene ahora el poder en un área que abarca el 80% del territorio total de Nepal y contiene a la mayor parte de la población. Están coquistando la tierra, construyendo escuelas, organizando clínicas populares y comenzando a trazar su propio destino. Al hacer esto le han proporcionado una gran fuente de fortaleza e inspiración al pueblo de todo el mundo que también está luchando por liberarse de las cadenas de la dominación y opresión imperialistas. Los Camaradas Gaurav y Kiran han estado en las líneas de frente de esta lucha ayudando a dirigirla en Nepal y a nivel internacional.

Las fuerzas armadas nepalesas han enfrentado el levantamiento popular con cruel y sangrienta represión. Amnistía Internacional y muchas otras organizaciones de derechos humanos han documentado la campaña de tortura, “desapariciones” y de la mucha gente “muerta al tratar de escapar” llevada a cabo por el Ejército Real Nepalés con el respaldo de India y EEUU. Una parte clave de esa campaña de repression siempre ha sido tener como blanco los líderes de la lucha popular. El Movimiento de Resistencia Popular Mundial llama a la gente progresista de todo el mundo a luchar por derrotar los planes de extraditar a Nepal a los Camaradas Gaurav y Kiran y otros prisioneros empálese, y por exigir su liberación. ¡Actuemos ahora ya que mañana podría ser demasiado tarde!

Movimiento de Resistencia Popular Mundial
www.wprm.org

15 de Julio de 2004
Volver