REBELIÓN EN FRANCIA:
ˇESTAMOS CON LOS REBELDES!

Durante las dos últimas semanas una masiva revuelta ha estado sacudiendo a la sociedad francesa hasta sus cimientos. Esta rebelión, principalmente por los jóvenes de la clase obrera de las minorías, comenzó el 27 de octubre en el suburbio de París Clichy-sous-Bois, cuando un grupo de jóvenes que regresaban a casa después de una tarde de jugar fútbol fueron abordados por una camioneta de policía -la infame BAC, una fuerza especial que se enorgullece de su reputación de hostigar y tratar brutalmente a los inmigrantes y jóvenes. Al tratar de huir de la amenaza de la agresión policial, 3 de ellos intentaron esconderse en una subestación eléctrica. Aunque la policía sabía que los 3 estaban en peligro de muerte, se tardó una hora en cortar la electricidad y que los bomberos acudieran a rescatarlos. Para entonces dos de ellos estaban muertos, y el tercero gravemente herido. Al propagarse la noticia de la muerte de los muchachos, grupos de jóvenes comenzaron incendiar los botes de basura y vehículos y a lanzar piedras a la policía. La siguiente noche se dieron acciones similares en Clichy y los barrios vecinos.

En los días que siguieron, el ministro del interior francés Nicolas Sarkozy llamaba públicamente a los jóvenes de la cités (los proyectos de vivienda de los suburbios) «racaille», gentuza o escoria de la clase baja contra quienes él ya había prometido "librar una guerra sin compasión" para "barrerlos". Estos comentarios de un importante funcionario de la línea dura del reaccionario gobierno fueron tomados por los jóvenes de todo país, y también por muchos otros, como un desafío directo. Poco después de esto, el 31 de octubre, la policía bajo su mando disparó una granada de gas lacrimógeno a una mezquita repleta de creyentes que celebraban una importante noche del Ramadán, el mes sagrado musulmán. Esto llenó la copa y, en vez de acabarse, la rebelión se extendió rápidamente a todo el país. Noche tras noche, cientos de vehículos, además de estaciones de policía y oficinas de gobierno, fueron atacados y quemados. Toda una generación de los del fondo de la sociedad, para quienes el sistema no ofrece ningún futuro -o ni siquiera una falsa esperanza de futuro- había hecho pedazos la rutina con una indoblegable rebelión radical que no se había visto en décadas.

Las autoridades han tratado en vano de encontrar a la persona, organización o fuerza que está "detrás del problema". Son las "pandillas", los "fundamentalistas", los "distribuidores de droga" -alguien o algo debe ser el responsable. Es decir, todo menos la verdadera causa: su sistema capitalista/imperialista. Siglos de explotación colonial seguidos de décadas de dominación neo-colonial e imperialista, han sacado a estos jóvenes y/o a sus padres de los países más pobres del mundo hacia las metrópolis europeas. Cuando pueden encontrar empleo lo que se les ha dejado es por el pago más pobre y el trabajo más peligroso y sucio. En Francia, casi el 50% de estos jóvenes están entre las decenas de millones de personas en toda Europa que han sido desechados porque este sistema ya no puede emplearlos sacando ganancia. Han sido apiñados en guetos de los suburbios de Francia, donde están sometidos a la discriminación racista, al maltrato policial, a la exclusión de oportunidades de educación y a innumerables formas de desprecio e irrespeto oficial. Ahora ellos dicen ¡BASTA!

No sirve para nada y no tiene ningún sentido quedarse en mirar las "imperfecciones" de su rebelión. Esto es un levantamiento espontáneo de los de más del fondo que se han tomado el escenario de la historia a pesar de que aún no han tenido la oportunidad de desarrollar plenamente su compresión política, establecer su liderato político y definir una dirección estratégica. Por supuesto que ellos están cometiendo algunos errores y por supuesto que los carros parqueados en las calles de las cités no son el verdadero enemigo. Pero como un joven comentó, "nosotros quemamos carros, señor, porque los carros son lo que prende mejor". Es su manera -por ahora- de mostrarles a este sistema y a quienes lo dirigen que ellos no tienen la intención de seguir la norma ni permitirán que los callen. Hasta ahora miles de policías respaldados con cañones de agua, balas de caucho y gas lacrimógeno no han sido capaces de obligarlos a callar. Sin importar cómo se den las cosas a partir de ahora, su rebelión ya se ha convertido en una acción de proporciones históricas. Esto ha revelado a todo el mundo lo frágil que es realmente la "paz social" en Europa Occidental, lo potente de las fuerzas volcánicas del cambio que los de abajo realmente tienen.

Llamamos a todos los que ven la injusticia y desigualdad sobre las que el sistema y la sociedad actuales han sido construidas, a todos los que anhelan otro mundo, un mundo libre de todas las formas de explotación y opresión, a unirse con el MRPM en esta crucial coyuntura a decir: ¡Estamos de parte de los rebeldes!

De Norte a Sur, de Oriente a Occidente: ¡Unir las luchas del pueblo!

Comité Provisional de Organización (Europa)
MOVIMIENTO DE RESISTENCIA POPULAR MUNDIAL (wprm_co@hotmail.com)

www.wprm.org

15 de noviembre de 2005

Traducido por: MRPM-Colombia
Volver