Octubre 26 de 2002
Manifestación en  Berlin- Alemania

Alrededor de 5.000 a 10.000  manifestantes llenaron las calles del corazón de Berlín el sábado 26 de octubre en horas de la tarde, para protestar contra la inminente guerra norteamericana  contra Irak.. Marchando desde Alexanderplatz en la parte oriental de la ciudad -históricamente un lugar dónde obreros y activistas se reunían para protestar contra las políticas del viejo gobierno del GDR. La manifestación incluyó discursos y grupos musicales. Los integrantes de la marcha eran miembros de  grupos de paz, diversos grupos de activistas, grupos de facciones radicales, grupos políticos de izquierda y un número importante de personas de procedencia árabe. Algunos de los cantos más escuchados a través de las calles en  la marcha  eran "George Bush ¡terrorista!" y "George Bush, lo conocemos, usted es la guerra sucia, nos matará, también!". Al terminar el recorrido por las calles y llegar al Gendarmenmarkt,  cubrieron las escaleras del edificio con una enorme pancarta que dice en inglés, alemán, y árabe: "!Detener la Guerra Antes de que Empiece!". Cinco de los manifestantes sostenían  la bandera Iraquí y cuadros de Saddam Hussein. La única excepción en marcha pacífica ocurrió al final, cuando Ken Nichols O'Keefe [activista del Movimiento de Resistencia Popular Mundial], intentó quemar una bandera americana que incitó una  pequeña lucha con la policía y otros manifestantes.  

Lo siguiente fue  un emocionante discurso  de O'Keefe en  el que manifestó que el gobierno americano es responsable por el asesinato de miles de personas y que el llamado americano de guerra es simplemente la última casualidad en una larga línea  de casualidades sangrientas en la historia del país. O'Keefe dijo que quemando la bandera, quiso "despertar a las personas y hacerlos comprender que quemar una bandera es simplemente un método de protesta pacífica, y que en lugar de ponerse enfadados sobre  un gesto simbólico, deben comprender que asesinar civiles inocentes como lo promueve la actual política americana es muchísimo peor.

 

Volver