¿Quién destruyó y saqueó a Haití?
18 de enero de 2010. Servicio noticioso Un Mundo Que Ganar.

¿Por qué Haití es tan pobre?

"Es una tragedia bíblica la que sigue acechando a Haití y al pueblo haitiano", canturreó la Secretaria de Estado de EEUU Hillary Clinton poco después del terremoto. "Es muy trágico. Soportaron cuatro huracanes el año pasado. Teníamos un buen plan, estábamos viendo de manera positiva cómo podríamos implementar ese plan. Y justo viene la Madre Naturaleza y apachurra todo. Vamos a darle al pueblo de Haití el apoyoque necesite para salir de esta otra catástrofe".

Pero ¿qué sucedió para que tantos haitianos hayan estado tan en el filo de modo que cuando un desastre natural golpea sus vidas pasen de las catástrofes cotidianas a una inimaginable pesadilla? ¿Cuál es el vínculo entre cómo se han dado las cosas en Haití y las reaccionarias políticas que EEUU está implementando ahora cuando el pueblo haitiano necesita ayuda de emergencia como muy poca gente ha necesitado alguna vez?

La verdad es que mientras la naturaleza derribaba las construcciones y dejaba una abrumadora cantidad de gente muerta, herida y sin techo, el mercado capitalista mundial y las potencias imperialistas en cuyo beneficio funciona ese sistema ya habían casi aplastado a Haití económica y socialmente. Ellos convirtieron a Haití en un desastre mucho antes de que la Madre Naturaleza entrara en escena.

Haití tiene un orgulloso sitial en la historia como el país en que triunfó por primera y única vez una rebelión de esclavos en el mundo. Pero el país que los ex esclavos establecieron en 1804 a duras penas fue independiente, si es que lo fue, de las potencias coloniales. Francia, su antiguo amo, bloqueó el país durante décadas, y finalmente reconoció a la república haitiana sólo cuando ésta acordó pagar a los antiguos dueños franceses de las plantaciones por la pérdida de sus propiedades. Los bancos franceses ávidamente le prestaron a Haití el dinero para que lo hicieran, comenzando así la apropiación de las finanzas del país para pagar estos préstamos y empujar al país hacia el neocolonialismo. Estados Unidos se negó a reconocer la independencia de Haití hasta 1862 debido a los temores del efecto del ejemplo de Haití en los esclavos de EEUU.

A la larga, EEUU, que había declarado el Caribe como un lago estadounidense, les arrebató Haití a los franceses. Los barcos de guerra estadounidenses hicieron demostraciones de fuerza en aguas haitianas en coyunturas críticas, 17 veces, durante la última parte del siglo XIX. En 1915, finalmente lo invadieron abiertamente. La invasión se dio durante un largo período de luchas campesinas contra los terratenientes y el sistema feudal que había sometido a la mayoría de los antiguos esclavos, a pesar de años de resistencia campesina en las montañas del país. Un ejército campesino enfrentó a los invasores durante varios años. Entre las atrocidades que cometieron los marines al servicio de los terratenientes fue la matanza en 1929 de centenares de campesinos que protestaban contra el trabajo forzado en el pueblo de Les Cayes.

La ocupación terminó en 1934. Durante esos 19 años EEUU construyó un ejército haitiano que iba a constituirse en el principal pilar de la vida económica, política y social del país y en el principal instrumento de la dominación estadounidense. Este ejército fue el que engendró las presidencias del infame tirano "Papa Doc" Duvalier y su sucesor, su hijo conocido como "Nene Doc". EEUU y otros estados imperialistas (y posteriormente Israel) entrenaron y armaron a los Tonton Macoutes de Duvalier. La misión de esta milicia era aterrorizar al pueblo, especialmente en el campo, mediante la más brutal y arbitraria tortura y el asesinato de decenas de miles. Muchos Macoutes fueron reclutados de entre los pobres, aunque sus miembros provenían de todas las clases sociales e instituciones, incluyendo la Iglesia Católica y sacerdotes vudú. Al no recibir salario, se sostenían por medio del robo y la extorsión. Duvalier le dio a su gobierno un tinte populista llamándolo "poder negro", la venganza de la gente de piel oscura del campo contra las élites urbanas de piel más clara.

EEUU mantuvo en el poder a los Duvalier durante 30 años. En medio de los inicios de una apertura de la economía haitiana al mercado mundial, impuesta por EEUU, los levantamientos populares derribaron a Nene Doc en 1986. Un avión militar estadounidense lo llevó al exilio, terminando en Francia, donde se le ha permitido permanecer con impunidad -y con mucho dinero robado- hasta hoy. Se desató un, muchas veces violento, movimiento de masas, la dechoukage (erradicación), para librar a Haití de los criminales guardianes del viejo orden. Se persiguió y castigó a los Macoutes. El objetivo de este movimiento era no sólo hacer justicia contra los "pequeños Macoutes" sino acabar de raíz con los "grandes Macoutes" atrincherados en el ejército y el aparato estatal. Hubo una huelga general contra los intentos del ejército de mantenerse en el poder, así como tomas de tierras.

Esto ayudó a generar años de extrema inestabilidad política que desde entonces ha tenido flujos y reflujos pero nunca ha terminado, debido a la interacción de escisiones en las clases dominantes y levantamientos de masas. Los Macoutes han sido de lejos el más grande y vital brazo armado del estado. El ejército, desde el comienzo asociado estrechamente con las poderosas fuerzas feudales en el campo, fue finalmente disuelto. Los capitalistas estadounidenses y haitianos que habían surgido durante el régimen de Duvalier tenían otros planes para el país. Esperaban que el régimen salido de elecciones -una dictadura disfrazada basada en un monopolio de la violencia legítima por parte de las clases dominantes dependientes de EEUU- pudiera apaciguar al pueblo y calmar la situación política. Esto era con el fin de acelerar drásticamente la tendencia ya iniciada, de incorporar más directamente a Haití al mercado internacional.

El FMI y el Banco Mundial trazaron un programa de liberalización centrado en la privatización de las empresas estatales, las cuales habían sido un componente clave del tinglado montado por Duvalier, y abrir el mercado del país a las importaciones. La inmensa mayoría de la gente trabajaba la tierra, produciendo su propio alimento y algunos cultivos comerciales. Pequeñas parcelas (de una hectárea en promedio), una casi completa falta de maquinaria y prácticamente ni siquiera animales de tiro salvo en las plantaciones de producción de caña de azúcar para exportación, y la falta de crédito o cualquier otro tipo de apoyo, indican que esta agricultura campesina no podía producir a precios tan bajos como la agroindustria de EEUU y otros países, que es enorme, moderna e intensiva en capital. El poco progreso que sí se dio en la agricultura haitiana fue principalmente en las grandes fincas (propiedad de capitalistas) que producen principalmente para exportación. Un virus porcino llevó a que tuvieran que sacrificar masivamente los cerdos de los campesinos y a la desaparición de una actividad que había sido una importante fuente de ingresos para ellos. Un puñado de granjas de propiedad de grandes inversionistas con cerdos nuevos, resistentes a las enfermedades (y dependientes de alimentos importados) pasaron a dominar la producción de carne porcina. La inversión rural a través de agencias internacionales -represas, carreteras, puertos, etc.- ayudó al crecimiento de la agroindustria pero hizo meno que nada por los campesinos. Bajo la supervisión del FMI, se eliminaron todos los aranceles que protegían a los agricultores haitianos de las importaciones, y se prohibió el apoyo estatal a la agricultura.

Como resultado, Haití se ha convertido en el cuarto mayor mercado para el arroz estadounidense. Cuando el funcionamiento del mercado mundial hizo que el precio del arroz y el frijol se dispararan de un día para otro en 2008, la gente salió a las calles y tumbó al gobierno. Lo que es más diciente, en los últimos años Haití ha tenido un respetable porcentaje de crecimiento económico, pero la vida del pueblo se ha deteriorado más.

Debe tenerse en mente este trasfondo ya que EEUU y sus socios y rivales planean la "reconstrucción" de Haití. No hay duda de que el país está careciendo cruelmente de infraestructura, pero la pregunta es ¿infraestructura -y desarrollo en general- para quiénes y para qué?

El otro lado del programa -políticas con metas específicas para perfilar cambios conducidos básicamente por las fuerzas del mercado- era utilizar el arruinamiento de la agricultura para enriquecer aún más a los imperialistas y sus socios locales por la superexplotación de los ex campesinos obligados a abandonar sus tierras. Hubo algo de crecimiento de la manufactura liviana para exportación, especialmente en la industria de ropa. De hecho esto es lo que el gobierno estadounidense está ahora promoviendo como la salvación de Haití. Cualquiera que piense que esto es una exageración puede mirar el sitio de internet del Departamento de Estado de EEUU. En la conferencia de empresarios estadounidenses patrocinada por el gobierno de EEUU en Haití el año pasado, se señaló que los salarios en Haití son competitivos con los de Bangladesh, aunque Haití está a corta distancia de navegación de los puertos estadounidenses. Lo que no se dijo, pero que no tiene que ser, es que Haití está también sólidamente en lo que EEUU considera su "esfera de influencia", donde el gobierno estadounidense envía tropas o desencadena a los militares locales cada vez que el pueblo organiza lo que se considere una seria amenaza para el "clima de negocios" y los intereses geopolíticos de EEUU. (Guatemala 1954, la República Dominicana 1965, Granada 1983, Panamá 1989, Venezuela 2002 [un golpe que Chávez se las arregló para echar atrás] y Honduras 2009, por apenas mencionar las invasiones y golpes de Estados Unidos en el Caribe en el último medio siglo)

Así es como Puerto Príncipe, que a mediados del siglo XX era una ciudad muy pequeña, pasó a alojar a casi un tercio de la población de un país todavía principalmente rural y agrícola cuyo desarrollo no puede soportar tal urbanización. Por esto es por lo que tanta gente se vio obligada a vivir en las laderas y barrancas donde eran especialmente vulnerables a los desastres naturales, en tugurios que fueron fácil presa del fuego tras el terremoto. Con frecuencia hambrientos y siempre en el mejor de los casos a un paso del hambre, ellos no tienen recursos para aguantar tensiones repentinas, mucho menos algo como uno de los peores terremotos en recientes décadas.

Como consecuencia de la migración forzada del campo causada por el arruinamiento de la agricultura haitiana, la mayor exportación del país pasó a ser la de seres humanos, gente trabajadora cuya fuerza de trabajo barata en el exterior es otra cosa que hace que esta empobrecida isla sea una gran fuente de ganancia. Al menos 800.000 haitianos trabajan en las plantaciones de caña de azúcar y otras industrias en la vecina República Dominicana, donde son tratados de maneras no tan diferentes de la esclavitud que alguna vez desmantelaron. Más de 400.000 viven legalmente, y por lo menos unos 200.00 más indocumentados, en EEUU, donde trabajan en talleres de ropa y otros trabajos de manufactura y servicios. Cerca de 100.000 más viven en Canadá, y 50.000 en Francia. Entre una cuarta parte y un tercio del PIB de Haití proviene del dinero que estas personas envían a casa. Ya que cerca del 70 por ciento de la gente en las ciudades haitianas no tienen empleo, lo único que evita que muchísimas más familias pasen hambre y se inyecte mucho dinero en la economía no es la ayuda externa ni la inversión extranjera sino el dinero ganado con el sudor de los miembros de la familia obligados a un exilio inhóspito.

Por qué Haití es tan políticamente inestable

El mundo oficial plantea que la inestabilidad política de Haití constituye una razón central por la que se mantiene alejada la esperanza en la inversión extranjera, como si la miseria fuera culpa del pueblo. Pero esa inestabilidad es una señal del estatus neocolonial de Haití. EEUU reiteradamente interviene para imponer gobiernos que lleven a cabo sus políticas, y si estos gobiernos caen uno tras otro se debe a que no han sido capaces de apaciguar la furia del pueblo, que se ha rebelado una y otra vez, y para quienes esta inestabilidad tiene un lado positivo, o resuelve las contradicciones en el seno de las clases dominantes haitianas.

EEUU cuenta con las elecciones para poner el tipo de gobierno que necesita, pero sus propias acciones han demostrado dónde reside verdaderamente el poder. Jean- Bertrand Aristide, un ex cura que surgió del movimiento de la dechoukage a mediados de los ochenta, fue elegido presidente. Los militares lo derrocaron en 1991 con el respaldo de EEUU.

Luego, cuando la junta demostró ser incapaz de gobernar, el ejército estadounidense volvió para poner a Aristide en el gobierno en 1994 y le permitió disolver el ejército.

Esta vez los ocupantes se quedaron cinco años. Insistieron en que el gobierno de Aristide enviara casi todas sus reservas bancarias a Washington para pagar sus deudas - una repetición del pretexto para la invasión de 1915, cuando EEUU se apoderó de los fondos bancarios haitianos para "salvaguardarlos". En 2004, Aristide fue derrocado de nuevo -en un golpe patrocinado por EEUU. Fue secuestrado por soldados estadounidenses y sacado del país en un avión militar estadounidense. Hasta hoy su partido político sigue siendo ilegal y a él no se le ha permitido regresar. Miles de personas fueron asesinadas con lo que se endureció el odio hacia EEUU.

Desde entonces, las tropas de la ONU han controlado el país. La inocentemente llamada Minustah (Misión de la ONU para la Estabilización de Haití) frecuentemente ha disparado contra las protestas como en los disturbios de 2008 por el hambre. A cada rato incursionan violentamente en las barriadas, disparando sus armas automáticas a diestra y siniestra. Han sido acusados de poner en funcionamiento escuadrones de la muerte contra los oponentes políticos y otros que amenacen la "estabilidad", de violar mujeres y por lo general de comportarse como los Tonton Macoutes de Duvalier.

Ahora el ejército y los marines estadounidenses están de regreso.¦

 

Volver