Del Comité de Jóvenes Iraníes en Bélgica a los luchadores que se han tomado las calles en Estados Unidos
Boletín - 15 de diciembre de 2014

La siguiente es una declaración del Comité de Jóvenes Iraníes en Bélgica (http://committeebe.blogspot.be/)

¡Viva la solidaridad internacional! ¡Nos llaman vándalos, porque queremos cambiar el mundo!

Cuando hay cadáveres aquí y allá, no hay qué celebrar en el día de acción de gracias… No puedo respirar… Esta situación debe terminar… Nadie puede quedarse con los brazos cruzados…

Así como la muerte de Michael Brown y Eric Garner, y también la exoneración del policía criminal nos han indignado, las noticias de la valiente batalla de ustedes contra la policía en Nueva York, Chicago, Detroit, Los Ángeles, Baltimore, Boston y otras ciudades de EEUU han entusiasmado a toda la gente revolucionaria y también a nosotros. En los corazones de miles de personas ha revivido la esperanza de un cambio.

Su indignación por esta notoria injusticia y sus luchas contra la brutalidad de la fuerza policial, el principal brazo de este sistema represivo, han puesto en peligro la “seguridad” del imperialismo en el refugio de la “supuesta” democracia. Sus luchas contra los “exportadores” de la democracia burguesa han revelado claramente la verdadera cara de este sistema al grado que no pueden ocultarlo de las víctimas del sistema capitalista, las víctimas cuyos corazones estaban llenos de odio por el nuevo orden mundial, pero ahora esos corazones laten por todos los manifestantes en las calles de Estados Unidos.

Acepten nuestros saludos rojos desde Europa. Somos un grupo de jóvenes, levantándonos otra vez contra el régimen reaccionario que reprimió al pueblo iraní revolucionario. Bajo el sistema represor y las masacres de uno de los regímenes más reaccionarios del Medio Oriente, nuestra consigna por todas las universidades fue: “No a la reacción, no al imperialismo”. Apuntábamos a comprobar que nada puede impedirnos soñar con un mundo mejor. La represión, la matanza, la intimidación, el asesinato, la desilusión, las voces pesimistas que dicen que el cambio es imposible y que nos predican que desaceleremos —todo esto nunca nos hizo dejar de soñar.

La historia siempre ha mostrado que los manifestantes que sueñan y sacan a relucir sus ideas hacen el trabajo correcto, incluso si para materializar sus ambiciones más profundas sacrifican sus vidas. Por eso, acepten nuestros sinceros saludos revolucionarios y nuestros ambiciosos deseos desde Europa.

En el 61 aniversario del Día del Estudiante en Irán (7 de diciembre), insertamos nuestro movimiento en su protesta. En 1953, tras el triunfo de un golpe imperialista, el vicepresidente estadounidense Richard Nixon visitó al Sha de Irán en Teherán para otro juramento de lealtad. Durante la protesta estudiantil contra esta reunión y otros acuerdos coloniales, tres estudiantes fueron asesinados por la policía en la universidad. Desde entonces, el 7 de diciembre ha sido el símbolo del movimiento estudiantil contra la tiranía local y la intervención extranjera. Este día, como un día de lucha históricamente muy importante en Irán, afortunadamente todavía es un símbolo de continua protesta contra el régimen islámico teocrático y la intervención militar imperialista dirigida por EEUU.

Como lo vemos, hoy, la lucha de los luchadores estadounidenses hace parte de desarrollar la lucha internacional de todos los pueblos oprimidos del mundo, y creemos que también somos parte de esta corriente.

Primero las protestas empezaron luego de la muerte de Michael Brown. Después de la muerte de Eric Garner, la gente confrontó el sistema judicial corrupto de EEUU. Y reveló la realidad de que nadie puede quedarse con los brazos cruzados.

Sí, el pueblo negro se ha levantado en EEUU; muchísima otra gente se les ha unido y ocupado las calles. Es un importante levantamiento contra la injusticia y opresión históricas. La opresión a los negros es uno de los pilares de los gobiernos imperialistas blancos. La parte ridícula y dolorosa de esta tragedia es que para escabullirse de las consecuencias de esta histórica opresión, aparentemente el sistema está bajo control de un presidente negro.

Luego de ser elegido como presidente de EEUU, Obama trató de crear una falsa esperanza en los corazones de la gente progresista incluyendo a la mayoría del pueblo negro. Ahora, nos percatamos de que él no es más que un conductor negro de la inmensa máquina represiva imperialista. Él alega que ser el comandante de esta inmensa máquina demuestra un gran progreso racial, pero al mismo tiempo llama rufianes a todos los manifestantes. Cree que protestar contra el sistema judicial de EEUU es un tipo de vandalismo y algo ilegal.

De la misma manera, la República Islámica de Irán ha llamado a los manifestantes iraníes “basura” y “maleza”. Aunque este tipo de fuerzas reaccionarias pueden parecer en conflicto con los intereses imperialistas, todos ellos usan los mismos métodos contra quienes se manifiestan en su contra. Esa es la razón por la que la rebelión de ustedes y la nuestra son absolutamente correctas y deben seguir hasta el final.

Según el camarada revolucionario Carl Dix: esta situación tiene que acabar.

Se necesita permanecer en las calles, gritar y luchar para detener los asesinatos y la violencia policial.

Ellos disparan gas lacrimógeno, balas de goma y reales, pero ustedes siguen protestando. Ustedes bloquean las calles con sus cuerpos tendidos en el suelo. Ustedes organizan acciones progresistas en sus sitios de trabajo. Ustedes convierten las universidades y colegios en bastiones de su lucha, y rugen por la revolución.

¡Sí! Algunos de ustedes recalcaron correctamente que “¡La revolución no es un evento instantáneo!”.

La revolución es un proceso gradual en el que los oprimidos y la gente indignada se informan y toman control de la autoridad, para cambiar las relaciones sociales por medio de un liderato consciente. La gente que está marginada pasará a ser el centro de la sociedad e integrará su emancipación a la emancipación de toda la humanidad. Incorporará a los manifestantes mexicanos que se rebelaron contra el gobierno que secuestro a los 43 estudiantes, incorporará a Palestina y Kurdistán, Irán e India, y el Norte de África y al final clamará por la emancipación de todos los seres humanos. Tal revolución debe tener liderato, de lo contrario otras fuerzas la derrotarán y echarán atrás los logros.

A nNuestros camaradas revolucionarios, a los manifestantes, los partidos Demócrata y Republicano y toda una gama de fuerzas están tratando de empujarlos de vuelta a sus casas amenazándolos, masacrándolos, engañándolos, haciéndoles promesas superficiales, o negociando con traidores que se autoproclaman sus representantes. Los predicadores reaccionarios siguen señalándolos y llamándolos “vándalos y matones” en los festivos de fin de año.

Algunos de los funcionarios están hablando de una intervención comunista. Los medios los describen a ustedes como vándalos. Las fuerzas policiales en países europeos están en alerta máxima porque olfatean el peligro. Cuando la casa del señor está en llamas, todos sus aliados y lacayos empiezan a extinguirlas por cualquier medio posible.

Si bien está en verdadero peligro, el mundo ansía una nueva voz, un nuevo enfoque para revivir una nueva lucha; una campaña que apunte a crear un mundo nuevo y libre, sin confabulaciones con potencias corruptas. Los oprimidos tienen que elevar su coraje más que en cualquier otra época para entender todos estos hechos científicos de una manera científica. Necesitan bregar con sus dificultades, y resistir para materializar y crear ese mundo libre. El pueblo necesita tener líderes revolucionarios para hacer esto. El pueblo oprimido, especialmente los jóvenes, tiene que atreverse más que los demás. Tiene que estudiar, trazar un horizonte intelectual, y soñar, para aplastar este depravado sistema.

Sin duda, ustedes y nosotros debemos desarrollar movimientos revolucionarios que apunten a crear un mundo sin opresión, sin las catastróficas guerras devastadoras de los imperialistas, sin subyugación religiosa; un mundo sin la masiva deformación por las enormes riquezas acumuladas en unos cuantos países imperialistas mientras que de otra parte las masas explotadas aumentan día a día; un mundo sin patriarcado, sin segregación, sin inequidad para los homosexuales, y sin discriminación religiosa; un mundo sin falsos conceptos como el de la naturaleza humana inmutable. Es sin duda posible crear un mundo así.

Estamos con ustedes. Somos sus aliados. Nos llaman vándalos porque queremos cambiar el mundo. ¡Somos comunistas revolucionarios porque queremos la REVOLUCION, y nada menos!

¡Vayamos a las calles todos juntos en grupo! ¡Vayamos a gritar que el capitalismo es un desastre! ¡Vayamos a mostrar nuestra voluntad de lucha hasta el final! ¡Vayamos a luchar pero sin atar nuestro destino a la voluntad de los líderes reaccionarios! ¡Debemos tomar el destino en nuestras manos! ¡Para mantenernos decididos en nuestro camino hasta el final, debemos estar despiertos y conscientes! ¡Necesitamos líderes conscientes! ¡Nos toca escoger; otros ya hicieron su escogencia! ¡Nuestra escogencia es la revolución!

 

Volver